PROYECTO: Vertiente intercultural del modelo integrado para la prevención y atención de la violencia familiar y sexual.

Se ha identificado que si bien la violencia familiar o de pareja es un problema transversal que afecta a las mujeres de todos los sectores sociales y nivel de educación, son las mujeres más pobres, con menos educación y, en particular las mujeres indígenas y afrodescendientes quienes son más susceptibles de sufrir violencia de pareja. A lo anterior se suma el que cuentan con menos recursos sociales y de apoyo de parte de las diferentes instancias gubernamentales y de la sociedad civil para recibir atención y protección. Dentro de las razones que favorecen que esto suceda, está la discriminación social hacia esta población, que se traduce en barreras de todo tipo para acercarse a los servicios disponibles, cuando éstos existen en sus comunidades.


El modelo integrado ubica a las mujeres como el centro de atención, y cada uno de sus componentes está diseñado a partir de las necesidades de las mujeres, en concordancia de los derechos humanos y de salvaguardar su seguridad, pero se dirige a la población general, dejando fuera a la población indígena lo que ha dificultado la aplicación del mismo en esta población.


Las entidades con mayor porcentaje de hablantes de lengua indígena con respecto al total de su población son: Oaxaca (32.2%), Yucatán (28.9%), Chiapas (27.9%), Quintana Roo (16.6%) y Guerrero (15.3 por ciento) ( INEGI,2015).


Con base a lo anterior, la Secretaría de Salud del Estado de Guerrero a través del Programa de Prevención y Atención a la Violencia de los Servicios de Salud de Guerrero, invitó a principios del mes de Agosto del 2018 a la Fundación Entornos A.C. a participar, junto con otras organizaciones en una propuesta para diseñar un manual operativo adecuado para dar respuesta a las necesidades de atención de la población indígena. Después de seguir las procedimientos normativos establecidos por la institución solicitante, la Fundación Entornos resultó seleccionada para realizar este proyecto.


Este trabajo intenta recuperar la experiencia de los estados del país con población indígena, incluyendo el Estado de Guerrero, que se han enfrentado a la necesidad de atender a las mujeres que sufren violencia sin contar con un protocolo de atención especialmente diseñado y adecuado a esta población.


Además, la propuesta contempla un enfoque intercultural para posibilitar su implementación, hasta donde sea posible, en las distintas regiones indígenas del país.


Actualmente el proyecto se está realizando en los estados de: Guerrero, Chiapas, Chihuahua, Oaxaca y yucatán. Los resultados se espera tenerlos los primeros meses del 2019.


Noticias de interés