El alacrán, crán, crán, crán ¡aguas! te puede picar

Los alacranes son animales muy antiguos que se han mantenido casi iguales desde su origen hace cerca de 400 millones de años. Los alacranes son arácnidos, como las arañas, y cuentan con cuatro pares de patas. Los primeros alacranes fueron marinos y medían ¡casi un metro de longitud! Son inconfundibles gracias a las dos tenazas que salen de su cabeza y la larga cola donde se encuentra un aguijón y dentro de él dos pequeñas bolsitas o glándulas con el veneno. Hay alacranes en todos lados, menos en las zonas polares. México es un paraíso para los alacranes pues de las cerca de 1500 especies que hay en el planeta, 200 viven aquí, pero no te espantes, no todas son peligrosas. Sólo unas diez especies causan serios problemas de salud y, si no se atiende a tiempo al picado, a veces también la muerte. Los alacranes son solitarios y viven en las raíces de los árboles o debajo de las piedras. Durante esta época de lluvias se humedecen sus madrigueras y salen en busca de lugares secos y quizás ¡dentro de una casa!. Por las noches vagabundean en busca de presas como grillos, cochinillas u otros alacranes para merendar, y es entonces cuando podrías encontrarte con ellos.


En el veneno de los alacranes se encuentran cerca de 100 000 proteínas o toxinas. El Alacrán no ataca a los humanos, sólo se defiende cuando nos encontramos con él y se siente amenazado. Para atacar, el alacrán enrolla la cola y la dispara contra la presa en fracciones de segundos inyectando el veneno. Cuando el piquete le toca a un ser humano, el efecto depende de varias cosas, por ejemplo, la especie y la edad del alacrán, la hora del dia , como sale a cazar en la noche si pica en la mañana seguramente ya usó el veneno con anterioridad (si ya lo usó tendrá bajas las reservas) y el tamaño de la víctima. No es lo mismo un piquete de alacrán en un adulto que en un niño o en un adulto mayor, estos últimos son los más vulnerables de sufrir las consecuencias del veneno. Si vives en un lugar donde ya se sabe que hay alacranes, tienes que estar preparado porque es posible que tarde o temprano te topes con uno, así que como parte de las cosas que haces de manera rutinaria, revisa los zapatos antes de ponértelos, sacude la ropa antes de usarla, nunca andes descalzo y no dejes la ropa en el suelo. Los piquetes de alacrán son principalmente en manos y pies.


También hay información popular que no siempre es correcta, por ejemplo, los consejos comunes sobre qué hacer en caso de que te pique un alacrán no sólo son incorrectos, sino que pueden poner en peligro la vida de la persona picada. Hay regiones de México en las que muchos niños y niñas son picados por alacranes y se practican en ellos remedios que sólo retardan la atención de un médico. Entonces, las personas ponen en práctica actividades como éstas: machacan el alacrán y lo embarran el en el piquete, le dan a comer ajos al herido o le ponen un emplaste de lodo o esmalte de uñas. Mientras esto pasa, el veneno del alacrán avanza en el cuerpo de la víctima y su efecto hace que la atención médica se tarde porque se acude a un centro de salud sólo después de que las curaciones caseras no funcionaron.


Recuerda: El alacrán no ataca a los humanos, se defiende, así que cuida de no encontrarte con alguno, sobre todo en la noche.


Si el alacrán le pica a un niño o adulto mayor acudir de inmediato a un Centro de Salud.


Aguas en la época de lluvias, es cuando los alacranes entran a las casas.

Noticias de interés